Nubecita triste
letra y música: Sebastián Monk

                E
Nubecita triste
                       C#7
cuéntame que viste
                     F#m7
desde el alto cielo
                 B7
aquella maña,
                  B7          E
aquella mañana del 25.
                 E
Nubecita fría
                C#7
dime si se oía
                        F#m7           F#m7b5
lo que fue el correr de un rumor,
              A                     E
pues la gente salió de repente
                    B7                        E
yendo de su casa a
la Plaza Mayor.
                    B7               B7
Fue la lavandera, el aguatero,
                  E                 E
la dama antigua, el escobero,
         C#7                            F#m7
la mulata, el sereno y el cantor.
          G#7                   C#m7
En carretas, a pie, a caballo,
         F#m7      F#7     B7
hacia fines del mes de mayo...
                E
Nubecita clara
                         C#7
cierto que escuchabas
                   F#m7      F#m7b5
el gritar de tua’ la ciudad
  A          E        B7        E
¡Viva la patria y la libertad!

             B7                       E
Fiesta grande en cada esquina
                     G#7                        C#m7
con el río en frente y la lluvia encima.
           F#m7                Gº
La verdad, qué casualidad,
                        E/G#    C#7
que anduvieras aquella vez,
            F#m7                      E/B
por los aires de los Buenos Aires
                B7  E
ese día de 18  10.

Nubecita gris
me pongo tan feliz
de verte todavía
Como esa maña,
como esa mañana del 25.
Nube de algodón
que desde tu balcón
seguiste aquél trajín colonial,
al ver cómo iban de apurados
yendo del mercado hasta la catedral.
Fueron las negritas con empanadas,
el juez y el cura con la sotana,
los mestizo y los patricio’ en batallón.
Fue el señor que vendía velas,
2 que repartían escarapelas...
Nube ahora que sé
la historia como fue
podés seguír volando veloz,
adiós nubecita, adiós.

                                                              Volver