Para hacer el merengue
letra y música: Sebastián Monk

 D         B7      Em7
Pon a batir 2 claras de hue
     A7                     D
hasta conseguir el punto de nie,
 D             Bm7   Em7
ve a encender el fuego ja ja
  A7                         D
mira si es como un juego ja ja.
 D         B7        Em7
Sin apurar ni muy lentamente
A7                      D
vas agregando cuartos de azú
D           Bm7   Em7     
pa’ cocinar sabroso el merengue
A7                    D
   como quieres tú.
                    A7
Vuelcas un 1/4 de cucharada 
               D
con ralladuritas de limón
          A7                                      D        D7
y 3 gotitas de colorante sabor a esencia.
       Gm                  Dm
Consíguete una bandeja
                    A7
y sigue mezclando
                  Dm
sigue mezclando, lará,
      Gm                    Dm
lo viertes haciendo picos
                 A7           Dm
se ve bien rico lara lará.
 C7                                                  FMaj7
Vamos ponlo en el horno prontito ahora
                  C7
y en poco menos de una hora
                FMaj7
se va a cocer.
     D7
Verás que hasta tienes tiempo
                Gm
para arreglarte y limpiar la casa,
    E7                                                      A7
verás que no te retrasa en ningún quehacer.
                  D                      F#7
Si existen dioses allá en el cielo
               Bm7
yo te aseguro
             B7
ellos ya saben
                                         Em7
que el merengue cura el dolor.
             G
Aunque andes de apuros,
  D
vayas con prisa,
   A7
siempre te arranca
 D
una sonrisa.
         D             D/C   G/B
Es que el sabor del merengue
             A7        D
hace la vida mejor.

 
Quiere un merengue bien caraqueño
fácil se aprende yo se lo enseño,
póngale ahínco, cuente hasta cinco
y déjese llevar.
Sienta los pegues de la tambora,
vamos que puede ¡cómo mejora!
suena la orquesta, sigue la fiesta
y déjese llevar.
Marcan el paso los zapaticos del caballero
toma las calles como uno más
de los cañoneros que van por ahí.
Consigue una pareja
y se va mezclando,
se va mezclando, lara,
dice del baile el perico
-se ve bien rico -lara lara.
Ajusta el lazo de su corbata y el bigotillo,
ya va siguiendo por el rabillo
a esa mujer.
Si pierde el ritmo y pega un resbalón,
el bajo y la percusión
le dirán qué hacer.
Si hay un camino que lleva al cielo
yo le aseguro
que merengueando
usted va encontrar a nuestro señor.
Aunque ande en apuros
vaya con prisa
siempre le arranca
una sonrisa.
Es que el compás del merengue
hace la vida mejor.

                                                              Volver