Marina
letra y música: Sebastián Monk

Intro
Bb F/A – Gm F – Eb F - Bb

            Bb         F/A  Gm
Oiga usted señora vecina
        F         Eb          Dm     Cm
vengo en secreto a correr la voz,
         F7
yo trabajo en la otra esquina
                            Bb
al ladito de Ágata 32.
             Bb
Ha ocurrido en mi cocina
                 Bb7                         Eb
¡qué cosa rara! ¿quién va a pensar?
           Ebm7        Ab7    DbMaj7
desde que nos nació Marina
     Gb7       Cm7       F7       Bb
trajo a la     casa consigo el mar.
           F7                  Bb
Aparecieron las cacerolas
              F7                Bb
con bebecitos de caracola,
              G7                Cm7
en el guisado de berenjenas
                  D7                   Gm
hay dos ballenas y un tiburón,
            Ebm7        Ab7    DbMaj7
de entre los duraznos en lata
     Gb7   Cm7        F7       Bb
flota un pirata con su galeón.
          D7                         Gm
Ay, aycito ¿qué puedo hacer?
                   Bb7                 EbMaj7
salen cangrejitos de mi pastel
                          G7                  Cm
cuando esta chiquita quiere jugar
                        F7                       Bb
hamacada en brazos de un calamar.
          D7                   Gm
Ay querida dígame usted
                              Bb7             EbMaj7
¿qué hace un salvavidas en el puré?
                      G7                  Cm
y ese pez espada en la habitación
                     F7               Bb  Bb7
dándole a la niña su biberón.
 

                 Eb
Y las olas vienen
F7               Bb
  y las olas van,
                         Cm7
caen por la escalera
                F7
y ya se detienen
                Bb  Bb7
bajo el diván.
                     Eb               
Y nuestra Marina
D7                     Gm
  desde su andador,
                       Cm7
suelta una bandada

de carcajadas
                    F7
que rompe vuelo
                  Bb
en el comedor.

Oiga usted señora vecina
no he terminado sepa también,
cada vez que ríe Marina
tengo hipocampos en mi sartén.
Esa madre hizo el descalabro
le dio ese nombre pensando ¿en quién?
le hubiera puesto María Milagros
y esta casa sería un edén.
En el jaulón de los canaritos
comen alpiste dos pingüinitos,
salgo al jardín a tender pañales
y ahora hay corales bajo el rosal,
¡socorro! me vuelvo loca
otra vez la foca entró al corral.
Jesusito en tu adoración
tráeme un botecito y ten compasión
que si en la azotea hay viento de más
llega la marea al patio de atrás.
Virgencita baja a ayudar
ahora esta chiquita empezó a gritar
tanto lloriqueo para que al fin
salga de paseo sobre un delfín.

                                                              Volver